Últimos temas
» Personajes Cannon
Miér Nov 23, 2016 7:47 am por Tia Nasser

» Cimson War (Invitación Abierta)
Vie Ago 21, 2015 3:04 pm por Invitado

» ~~ Avatar de Sawi Sch.
Vie Feb 13, 2015 8:01 am por Alexander Dupont

» le yo pidiendo niveles
Dom Nov 30, 2014 9:37 am por Bonnie A. de Eiren

» A shade of gray (Bonnie)
Dom Nov 30, 2014 9:34 am por Bonnie A. de Eiren

» Nivel para mi ~
Vie Oct 24, 2014 6:53 pm por Alice K. Denisova

» Mi nuevo nivel niveloso
Mar Oct 21, 2014 7:36 pm por Mae Dupont

» Nivel Nivel Nivel Nivel
Mar Oct 21, 2014 7:30 pm por Caely E. Montesco

» Durante la noche en la Costa Azul Francesa (Jake)
Miér Oct 08, 2014 11:42 am por Jake Straudivarius

» Despues del funeral
Miér Oct 08, 2014 9:49 am por Dimitri Van Selt

» JUST BLOOD -Harada & Shiraoka-
Sáb Jul 26, 2014 6:10 am por Arashikage Kenta

» Amortentia & Avadas. Afiliación Elite
Lun Jul 07, 2014 10:30 am por Afiliaciones TM

» El querubín del clan Báthory busca rolcito! owo
Dom Jul 06, 2014 10:35 pm por Heather Baker

» Rafael Sörensen (en construccion)
Dom Jun 22, 2014 11:08 pm por Rafael Sörensen

» ¿Rolear con una adolescente parlanchina?
Dom Jun 22, 2014 10:09 pm por Emily Young


It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Ir abajo

It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Alexander Dupont el Miér Dic 12, 2012 6:12 pm

Alexander nunca había sentido especial agrado por los Vulturi, sencillamente se limitaba a cumplir la única y lógica norma: No poner en peligro a la especie. Aquello desde luego era algo relativamente fácil desde que su don servía para controlar a cualquiera que él quisiera sin que el afectado en cuestión supiera siquiera porqué o qué le había impulsado a obedecer. Sí el decía "Canta" ellos cantaban, si él decía "no vuelvas a abrir la boca" ellos no hablaban nunca más; todo era tan fácil como dar una orden "quiero la cabeza de Jane en una bandeja de plata" y todo habría sido tan simple pero cada cabeza era un mundo y Alexander tenía tres cabezas, literalmente. La ética y la moral no existían para él, de hecho lo único importante era la diversión y los placeres de la vida; mandar a matar a los Vulturi hubiera sido muy aburrido. ¿Quién mantendría el orden entonces? Nadie, porque todos eran unos ineptos, así como los rumanos. Alexander debía reconocer que en parte los Vulturis tenían bien adjudicado su puesto y por otros, le parecían unos cobardes. Sí, eso eran, cobardes incapaces de enfrentarse a los híbridos en su estado adulto y por eso raptaban niños pero se contuvo a sí mismo de aflorar los pensamientos a su estado consciente. Había tomado muchas décadas dominar su propio subconsciente pero ahora lo hacía con maestría por lo que tras hablar con su hermana y preguntarle sobre ciertos aspectos de interés mayor decidió partir desde Milan a Volterra en su flamante TuNero negro.

{...}

Para cuando llegó a Volterra no parecía ir a molestarles lo cuál hizo que Alexander se regocijara y maldijera a su vez; a Alexander no le gustaban en absoluto las interrupciones cuando iba a tratar de temas serios y éste era uno de ellos; por otro lado, ¡cuánto le hubiera encantado que Jane le mirara como solamente ella podía hacerlo! Luego de varios años soportando los azotes de Mickael aquello no era nada, nada en absoluto, aquello era en realidad una de las sensaciones más excitantes y exquisitas que pudiera alguna vez sentir. Alexander no conocía el dolor desde hacía ya bastante tiempo y eso era, desde luego, un punto a su favor. Un vampiro con la capacidad de controlar a cualquier ser, incapaz de sentir el dolor y con una inteligencia superior como la suya desde luego que no era cualquier tontería. Y los Vulturis lo sabían. Afuera del castillo encontró a Mae esperando por él y cruzaron una mirada, como si por un momento ambos hubieran entrado en una especie de compresión mutua por lo que estaba pensando el otro, no hizo falta que hablaran todo estaba dicho. Juntos recorrieron los pasillos del castillo hasta llegar con los reyes.
Aro, Sulpicia —habló en tono bajo pero gélido y carente de toda emoción mientras movía la cabeza a modo de saludo sin imaginar dónde podrían estar los otros—. Vengo a reportar un crimen atroz.
Hacía meses atrás hubiera considerado repugnante contribuir de algún modo con ellos, y no es que hubiera tenido verdaderos motivos para hacerlo, e incluso ahora se sentía agobiado por tener que rebajarse a eso pero ahora el problema era grande. Demasiado grande para ser controlado por un solo hombre a pesar de su poder y desde luego demasiado grande para encargarse de los enemigos por sí mismo. En otra palabras: iba a dejar que lo Vulturis hicieran lo que siempre habían querido hacer, juzgar y matar. Y lo mejor de todo es que no habría problema en ello porque iba a beneficiar a todos los vampiros que en realidad querían conservar su cabeza. Alexander dejó que su mente se despejara un poco para luego rememorar los acontecimientos en Tokyo.



You either die as a hero, or live long enough to see yourself become the villain.


Spoiler:


avatar
Alexander Dupont
†Sweet Bastard†

Mensajes : 803
Cerdo

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Mae Dupont el Jue Dic 13, 2012 2:10 pm

Desde que Mae se había unido a la guardia todo parecía seguir igual, nada había cambiado en su “vida”, lo único necesario era cumplir con lo que se le pedía cuando se le pedía y con ello evitar que alguno de la guardia la hiciera pagar por no hacerlo. Las ordenes de las que se encargaba generalmente giraban entorno a algún neófito fuera de control o algún humano que se enterara mas de lo que debía, después de todo cualquiera podía morir en manos de la pelirroja, la raza era carente de importancia. Mae siempre había entendido que trabajar para la “realeza” no era como trabajar en una juguetería o que caminar por el castillo no era como caminar por el parque y sabia a la perfección que eso no era uno de sus sueños mas profundos, ni algo que la llenara de placer, pero por ahora era lo que mas le convenía y lo haría, así seria.

Generalmente la pelirroja tenía misiones fuera de volterra así que para que estuviera en el castillo estaba sumamente complicado, sin embargo esta vez tenía que estar ahí porque el inconsciente de su hermano tenía una queja que presentar ante los reyes. Mae al igual que Alexander conocían a la perfección los planes que tenia Aro, éste quería a Alexander por sus importantes habilidades y no estaría tranquilo hasta conseguirlo así como había conseguido a Mae, pero lo único seguro que tenia por ahora la pelirroja era que no permitiría eso, jamás.

En cuestión de segundos la pelirroja estaba en las puertas del castillo esperando a su hermano, éste no tardo mucho en llegar y en cuanto lo hizo solo cruzaron unas miradas que los ayudaron a entender lo que pensaba el uno y el otro. Su relación siempre había sido favorecida por esa extraña conexión entre ambos, aquella que a veces llegaba a ser fastidiosa y más cuando se intentaban sacar los ojos el uno al otro. Ambos entraron lentamente al castillo sin mencionar una sola palabra, el castillo siempre estaba así, en silencio, era un museo que permanecía por décadas intacto, como si estando dentro el tiempo se detuviera. En cuanto entraron al gran salón Mae lo recorrió con una mirada, recordando todo lo que le habían hecho cuando había intentado unirse a ellos, cosas que la habían hecho mas fuerte física y psicológicamente, aun mas sádica y dispuesta a matar si se metían con ella o con los que ella amaba. Sus recuerdos se vieron interrumpidos en cuanto Alexander saludo a Aro y Sulpicia, los líderes máximos sentados frente a los hermanos. Mae se limito a escuchar lo que tenia que decir su hermano “Vengo a reportar un crimen atroz.” Mae sonrió de lado por el toque tan dramático que su hermano había adoptado para la situación, pero permaneció callada e inmóvil.
avatar
Mae Dupont

Mensajes : 893
Perro

http://sweetdreamsofblood.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Sulpicia Volturi el Vie Dic 14, 2012 1:22 am

Aquella tarde Aro había ido a buscarme a la torre cosa que me había sorprendido bastante, parecía que sus hermanos se encontraban ocupados, habían salido a una misión lejos de Volterra por lo que Aro se había quedado "solo" en su cargo en el palacio. Él quería que le hiciera compañía en la sala de tronos y yo iba a hacerlo con gusto.
Además de que me encantaba la idea de pasar tiempo a su lado, el poder me llamaba por si solo.

Bajamos tomados de la mano y una vez en la sala tomé asiento a su lado, en el trono que solía corresponderle a Marcus cuando estaba presente en el castillo.
Habíamos pasado el día charlando sobre muchas cosas, asuntos pendientes, clanes de los cuales la guardia debía encargarse, visitas a America e incluso la fiesta para celebrar nuestro aniversario de bodas.
Estábamos sentados uno al lado del otro, quietos como un par de estatuas, tomados de la mano mientras hablábamos sobre mi próximo viaje junto a Athenadora y Corin cuando sentimos la presencia de Mae y su hermano...
Su aroma se intensificaba a cada segundo por lo que Aro me soltó de la mano, preparándose para recibirlos frente a nosotros en pocos instantes.

Una vez frente a nosotros no tuvimos si quiera tiempo de saludarlos como era debido, Alexander tomó la palabra antes de que pudiéramos decir cualquier cosa y lo que dijo me dejó intrigada.
Miré a Aro antes de preguntar cualquier cosa a los hermanos, era conveniente que él hablara primero, por lo que me limité a examinarlos con la mirada, esperando la respuesta de mi esposo.
avatar
Sulpicia Volturi

Mensajes : 101
Mono
Localización : Castillo Volturi

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Invitado el Vie Dic 14, 2012 1:07 pm

Dueño del Universo, yo regulo su fortuna. Puedo nombrar reyes, puedo deponerlos, pero de mi corazón yo no puedo responder.

El día de hoy Aro había sido notificado que Caius y Marcus habían que tenido que salir de viaje por alguna misión de la cual no le habían informado a él, ¿acaso planeaban traicionarlo? Era una pregunta que circulaba siempre por la cabeza de el líder máximo y es por eso que frecuentemente analizaba a esos dos con su don, con ello podría averiguar que era lo que tramaban o que era lo que había pasado por su cabeza en cualquier circunstancia de su no vida. El mejor plan del líder era buscar a su hermosa esposa para volver a pasar un día con ella, estaba seguro que ella se sentiría soñada con ello pues la mayoría del tiempo no podían pasar tiempo juntos por todo lo que conllevaba ser un rey. Los pasillos a la torre en la cual se encontraba su esposa estaban llenos de guardias cuidando que nadie se acercara más de lo debido. Después de una pequeña charla en su alcoba Sulpicia acepto encantada bajar con el y estar en la sala de los tronos a esperar la tan famosa visita que iba a ser Alexander Dupont, Por fin los hermanitos juntos ~Pensó Aro. En cuanto llego Aro y Sulpicia al gran salón ambos tomaron asiento aun tomados de las manos, como si soltarse fuera una tortura para ambos, cosa que para Aro era algo insignificante.

Rápidamente el olor de los Dupont se incremento y las grandes puertas se abrieron, estaban ahí parados frente al matrimonio. Aro sonreía ampliamente como si estuviera disfrutando la mejor obra de teatro de su vida, como si aquello le causara gracia y así era, era sumamente divertido. Cuando estaba a punto de pronunciar palabra el hermanito Dupont le gano la palabra y sostuvo que reportaría un crimen atroz, Como amo los crímenes atroces ~Pensó Aro, con una mirada casi maniática acosando a los hermanos, con esa mirada que a muchos incomodaba. –Debo admitir que me parece conmovedor tener a los dos aquí. Sin embargo no tengo bocadillos para mis invitados, asi que hablemos de negocios de una vez.- Aro hizo una pequeña pausa al mismo momento se ponía de pie y bajaba los dos escalones que separaban su trono del suelo donde pisaban aquellos muchachos. Camino lentamente hacia Mae aquella pelirroja insignificante que se había unido tiempo atrás para salvarle el pellejo a su asqueroso hijo. Tomo su mano sin permiso pues el era el Rey, no lo necesitaba. Analizo sus pensamientos y sonrio fríamente muy cerca de su rostro. –Vaya, vaya, pensamientos muy interesantes- Sin girarse a ver al otro Dupont dijo –¿Cuál es ese crimen tan atroz?-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Alexander Dupont el Vie Dic 14, 2012 2:44 pm

Palabras están de más —replicó con su típica frialdad, filosa como la hoja de un visturí y dejó que las imágenes se explicaran por sí solas.
Era un día nublado en Tokyo, el puerto de Minato-ku jamas se había visto tan apacible, en una calma feroz y abrupta. La calma antes de una tormenta. Alexander se había deslizado por una ladera persiguiendo a una mujer con un extraño olor, el olor de un híbrido, pero ella era humana. La mujer entró en lo que parecía ser una fábrica y dio una mirada atrás como si estuviera cerciorándose que nadie la siguiera pero obviamente no se percatado del moreno. Inútiles, se dijo a sí mismo Dupont mientras se recostaba de brazos cruzados contra una pared de ladrillos a la espera de un "cliente". Sus clientes eran habitualmente hombres humanos que conocían la existencia de vampiros y se dedicaban al comercio con la sangre de híbrido. Y él los mataba porque era inaceptable siquiera que un humanos conociera los secretos del mundo. Pasaron alrededor de veinte minutos antes de que viera a Kawamura aproximarse a pasos inseguros y endebles. El asiático invitó a pasar a Alexander y ambos entraron en la fábrica portuaria. Todo parecía normal hasta el momento en que entraron a una habitación donde el dulce olor de la sangre aturdió al pelinegro. Alexander se sintió realmente sorprendido al ver enormes gaveras repletas de sangre de híbrido y varios humanos que parecían estar bastante enterados de la situación. ¡Estaban empaquetando sangre de híbrido en botellas!
¿Qué significa esto?
E....¿esto? —titubeó el humano ante la voz áspera de Alexander—. Nosotros no hacemos nada, señor, se lo juro. Son ellos, ellos, los vampiros.
¿Cuáles vampiros? — preguntó en el mismo tono, ahora amenazante.
Un clan de vampiros mafiosos, señor. Ellos consiguen a los híbridos y los desangran. Nosotros solamente lo vendemos para ellos.
Cállate ya —espetó con desdén mientras se acercaba a una de las gaveras y rápidamente trasladaba el contenido a su maletín—. ¿Kawamura?
¿Sí, señor?
Vete al infierno — dijo, colocando debajo de la mesa en la que operaba un dispositivo detonador.
La sangre de híbrido era importante, en caso de emergencia, sobretodo cuando habían millones de vampirezas desesperadas en el mundo queriendo un poco solamente para poder concebir. Y Alexander se estaba aprovechando de eso pero jamás había involucrado a aquellos inmundos seres inferiores que se hacían llamar humanos. El pelinegro nunca había tenido escrúpulos en matar y ahora debía hacerlo de nuevo. En segundos Alexander había salido de la fábrica y alejándose accionó un botón desde su iPhone. Entonces la fábrica voló con una explosión mientras el vampiro conducía felizmente por las calles de Minato.

Alexander miró a Aro, su expresión estaba llena de un perfecto desinterés y de un momento a otro bloqueó sus pensamientos. No estaba pensando, su mente se había coloreado en blanco pues no le gustaban los intrusos, y luego se limitó al instinto animal pensando en sangre pulsante y deliciosa de Britney. Ah, Britney, su maravillosa esposa, su cantante. Esperó paciente a que soltara su mano. Para Alexander era indiferente lo que cualquier vampiro hiciera en su vida mientras esto no pusiera en riesgo su seguridad, mientras no supusiera un peligro pero estos vampiros estaban jugando con fuego. Estaban apostando a la muerte. Enzo había querido destruir a Alexander por oponerse a su rebeldía y no lo había logrado.



You either die as a hero, or live long enough to see yourself become the villain.


Spoiler:


avatar
Alexander Dupont
†Sweet Bastard†

Mensajes : 803
Cerdo

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Mae Dupont el Vie Dic 14, 2012 6:44 pm

Mae seguía pensando que su hermano estaba completamente loco intentado reportar algún crimen, los Volturi si eran eficientes en su trabajo pero la mayoría de los vampiros que venían a reportar algo terminaban muertos por algún comentario que no le gustara a Aro o por el simple capricho de querer matar. La mirada de la pelirroja estaba puesta directamente hacia Aro, ella sabia que el era un ser de muchos años de experiencia capaz de cortarle la cabeza el mismo a quien quisiera pero si algo le intentaban hacer a su hermano eso no le iba a importar mucho.
Aro se puso de pie y camino lentamente a ella sin decir nada, con esa mirada de maniático que tanto molestaba a Mae, el tomo su mano sin decir mas, sin algún permiso o alguna palabra que pudiera decir como algún "con permiso" "disculpa" o algo parecido. Los pensamientos de Mae estarían al descubierto a el, el podría ver todo lo que Mae había pensado desde su nacimiento hasta su muerte y en adelante también. En esos pensamientos estaba cada uno de sus odios hacia Demetri y todos los que llevaran Volturi como apellido. Sin embargo Aro no hizo comentario alguno acerca de eso al contrario dijo algo que provoco que la chica alzara una ceja "Vaya, vaya, pensamientos muy interesantes" ¿que clase de comentario era ese?

Aro se encamino hacia el pelinegro y tomo su mano, el salón estuvo en silencio un momento, Alexander y el estaban en lo suyo mientras la pelirroja observaba cuidadosamente a la "gran" señora. Aunque había escuchado muchas cosas de ella, jamas había tenido la oportunidad de estar frente a ella y aunque si era hermosa como se lo habían dicho, seguía pareciendole estúpida por estar encerrada todo el tiempo en un castillo que ademas de historia no tenia nada mas interesante. ¿Amor? se pregunto Mae interiormente porque no encontraba una explicación mas lógica para aquello, desvió su mirada de sulpicia para prestar atención a su hermano y a Aro que ya habían terminado, esperaba la respuesta de Aro con ansias y claro su siguiente movimiento.
avatar
Mae Dupont

Mensajes : 893
Perro

http://sweetdreamsofblood.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Sulpicia Volturi el Sáb Dic 15, 2012 12:45 am

Permanecí sentada sin hacer ningún movimiento, tenía la espalda recargada en el respaldo del enorme trono de madera mientras que mi mirada iba y venía una y otra vez de un hermano al otro.

Noté que Aro se puso de pie y caminó hacía ellos mientras yo observaba todo desde mi lugar, paciente y elegante, como siempre. Estaba interesada en saber a qué se referían, cual sería ese crimen tan grave que había hecho a Alexander acudir a nosotros aun a sabiendas de que no éramos para nada de su agrado.

Siendo total y completamente sincera aquel par de hermanos no era de mi agrado, jamás me habían dado buena espina a pesar de que aquella era la primera vez que los tenía frente a mi, pero Aro los consideraba útiles y yo confiaba ciega y completamente en él y en su capacidad e inteligencia, aun mucho más que en la mia propia.

Parecía que Aro y Alexander se comunicaban entre ellos, fue entonces cuando me di cuenta de que Mae me observaba casi con insistencia. Me pregunté que era lo que ella estaba pensando, mis ojos rojos se clavaron en los suyos, casi como un desafío, le sostuve la mirada para que ella se percatara de que me su mirada no me había pasado desapercibida, y aunque era verdad que no sabía con exactitud cuáles eran sus pensamientos podía darme una idea… siempre era lo mismo, casi todas las criaturas que llegaban a verme junto a mi marido se preguntaban que hacíamos juntos, si en realidad nos queríamos o si yo estaba a su lado solo como una “atadura” de la cual no podía liberarme.

Fue entonces cuando me puse de pie y con suma lentitud y gracia me coloqué al lado de Aro, justo frente a la pelirroja pero sin mirarla directamente.
avatar
Sulpicia Volturi

Mensajes : 101
Mono
Localización : Castillo Volturi

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 15, 2012 5:17 pm

Aro retiro su mano del castaño y dedico una sonrisa, antes que pudiera decir algo sintió como su hermosa esposa se ponía en un lado de el justo en frente de la pelirroja Dupont. Tomo la mano de su esposa y se giro para guiarla de nuevo hacia los tronos sin agregar un comentario en concreto, le parecía frustrante el tema de los híbridos, ansiaba que le dieran la noticia de que absolutamente todos estaban muertos para que la raza no pudiera seguir procreando, y era aquí cuando el absurdo trato con la Dupont se vería roto, después de todo su hijo también era un híbrido, tenia que morir algún día. -Muy interesante tu acusación Alexander- Hizo una pausa mientras volvía a tomar asiento en su trono.-Es claro que esta altamente penado el ponernos en evidencia con los humanos, matamos a todo el que lo haga y al humano también.- Sus palabras eran evidentes e imponían autoridad -Pero el asunto de la sangre de híbrido me parece mas delicado... o no tanto.- Por su parte Aro pensaba que le favorecía que mataran híbridos por conseguir su sangre para traficarla, entonces era evidente que lo mas delicado no era traficar con la sangre de híbrido por el contrario se trataba de implicar a los humanos lo que le parecía mas delicado. -Estén completamente seguros de que tomare cartas en el asunto y me encargare de que cada humano que sepa de la existencia de vampiros muera brutalmente al igual que los que han puesto en evidencia el secreto.- Y así era, Aro empezaba a pensar quien de sus guardias serian los que se encargarían de esta misión. -Son fascinantes- Dedico una mirada a Mae y luego a Alexander, para Aro era muy importante la habilidad de cada uno pero la manera en que se complementaban era impresionante, la manera en que estando juntos hacia que el ambiente se sintiera diferente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Alexander Dupont el Vie Dic 28, 2012 3:27 am

El rostro de Alexander permaneció sereno y frío como una noche gélida de invierno cuyo único consuelo es el calor de una efímera fogata pero que -en cuyos ojos- no existía tal. Aquella mirada que petrificaría a cualquiera era capaz de congelar hasta la más intensa llama de calidez si así lo quería, Alexander observó con detenimiento todo a su alrededor. Era todo tan obsoleto y anticuado que comenzaba a ser repulsivo para un geek como él, como si los Vulturi no conocieran la tecnología; se preguntó, entonces, qué clase de murciélagos y telarañas saldrían de las pantaletas de Sulpicia. Pobre mujer, se dijo el pelinegro en son de burla, mientras desviaba su mirada hacia ella, clavándola fijamente con el frio de sus ojos inquisidores. Entonces sus ojos cobraron un extraño brillo de diversión, como si supiera algo que ella no, y se contuvo de sonreír con malicia. Unos minutos más con su bajeza y ya todo habrá acabado, se dijo, con intensión de reconfortarse después de haberse rebajado de tal modo. Sentía como si hubiera sentido su cuerpo sumergirse en hiel desde los pies hasta el cuello, la vergüenza corría como ácido por su sangre pero esperaba que esto diera resultado, tenía que dar resultado. Aro retornaba a ser el centro de atención de Alexander
Ambos sabemos que no te interesa en lo más mínimo lo que hagan con los híbridos y a mi tampoco pero agradeceré tu competencia, de la cual nunca he dudado, al deshacerte de los traidores —y con traidores se refería desde luego aquellos inútiles que no podían mantener su boca cerrada en frente de los humanos despreciables. Luego, como si tal cosa, agregó despreocupado—. Después de todo tu mismo te adjudicaste esta tarea. Y sí, gracias por el halago, yo también me considero fascinante.
En ocasiones, Alexander parecía una máquina entrenada para hablar, después de todo en pocas ocasiones mostraba realmente un ligero atisbo de sus emociones y cuando lo hacía era -por norma general- mientras disfrutaba sacando el corazón a alguna presa o molestando a alguien. Incluso cuando se encontraba con su preciosa cantante, aquella halfblood que había logrado desenterrar los sentimientos desde lo más profundo de su corazón, seguía siendo un duro pedazo de roca; frío e indiferente, ajeno a cualquier cosa que no le afectara directamente o indirectamente a él o a ella. No lograba recordar cuántas peleas y discusiones habían tenido por esto pero desde luego él solamente recordaba con lujo de detalle, las reconciliaciones. Concéntrate, se exigió, mientras borraba a Britney de sus pensamientos.
Hay un punto más que me gustaría tocar antes de marchar —entonces su rostro inmaculado se ensombreció en mueca, en la cual se dibujaba su superioridad, y se relamió el labio superior—. A mi familia ni tú ni tus cochinos perros la tocan. ¿Queda claro?
Y sin más qué decir se marchó.

#Partida abandonada por inactividad.



You either die as a hero, or live long enough to see yourself become the villain.


Spoiler:


avatar
Alexander Dupont
†Sweet Bastard†

Mensajes : 803
Cerdo

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all about laws {Mae, Aro y Sulpicia}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.